SE MATÓ PORQUE IBA A SER PAPÁ

Al enterarse que su novia estaba embarazada, Anthony Rodrigo Romero Robles, de 24 años decidió tomar veneno para acabar con su vida.

Hasta la sala de Emergencia del hospital Santa Teresita, del cantón Santa Rosa, provincia de El Oro, llegó el joven con su familia, con síntomas de envenenamiento. Los médicos lo asistieron, pero a los pocos minutos falleció.

La madre no podía creer que su vástago haya tomado la decisión de eliminarse. Ella, quien prefirió que no salga su nombre, explicó que estaba comiendo unos zapotes, la tarde del viernes 19 de marzo, cuando Anthonny cayó al piso. Al acudir en su auxilio, junto a él encontró un frasco de mata monte y una carta donde le pedía perdón por cometer el suicidio.

Los agentes de la Policía llegaron a la casa de salud y entrevistaron a los familiares. Allí, uno de ellos comentó que el occiso, en los últimos días, estaba afligido y asustado porque su novia le habría confesado que estaba embarazada. Esa noticia lo tenía preocupado porque no tenía trabajo.